Punto Galgo nace en 2012 tras la llegada a casa de Shiwa. Al ir de compras perrunas nunca encontraba accesorios para ella así que pensé ¿por qué no hacerlos yo misma? ¡Y hasta hoy!
Empecé quedando con unas chicas en las típicas “knitting parties” de las cuales conservo buenas amigas y además me enseñaron a hacer punto y yo, como no, lo enfoqué en mi galga.
Poco a poco Punto Galgo fue creciendo y a los abrigos le siguieron los collares y las correas, no solo para galgos, si no para todo tipo de peludos.
Como adoptante y casa de acogida, Punto Galgo es una marca consciente del problema que existe en España con el maltrato y abandono de estos animales. Por ello, el 5% de tu compra irá destinado a la ayuda de refugios y asociaciones de rescate.